TOLLE ET LEGE

EVANGELIO DEL DÍA
Lectura del santo evangelio según san Marcos

Mc 10, 17-27

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó corriendo un hombre, se arrodilló ante él y le preguntó: «Maestro bueno, ¿Qué debo hacer para alcanzar la vida eterna?» Jesús le contestó: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios. Ya sabes los mandamientos: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, no cometerás fraudes, honrarás a tu padre y a tu madre».

Entonces él le contestó: «Maestro, todo eso lo he cumplido desde muy joven». Jesús lo miró con amor y le dijo: «Sólo una cosa te falta: Ve y vende lo que tienes, da el dinero a los pobres y así tendrás un tesoro en los cielos. Después, ven y sígueme». Pero al oír estas palabras, el hombre se entristeció y se fue apesadumbrado, porque tenía muchos bienes.

Jesús, mirando a su alrededor, dijo entonces a sus discípulos: «¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el Reino de Dios!» Los discípulos quedaron sorprendidos ante estas palabras; pero Jesús insistió: «Hijitos, ¡qué difícil es para los que confían en las riquezas, entrar en el Reino de Dios! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el Reino de Dios».

Ellos se asombraron todavía más y comentaban entre sí: «Entonces, ¿Quién puede salvarse?» Jesús, mirándolos fijamente, les dijo: «Es imposible para los hombres, mas no para Dios. Para Dios todo es posible».

Palabra del Señor.

El joven del Evangelio representa las buenas intenciones que todos tenemos delante de Dios, pero como sucede en frecuentes ocasiones, del dicho al hecho hay mucho trecho, de tal manera que nuestras intenciones se quedan en buenos deseos y los propósitos que tenemos en mente difícilmente se hacen realidad, porque le damos prioridad a otras realidades, que de alguna manera riñen con el querer de Dios en nuestra vida. Debemos pedirle al Señor todos los días, que nos conceda la gracia de asumir nuestros compromisos cristianos de manera decidida, dándole prioridad a lo que sabemos que nos cuesta, pero que vale la pena. Feliz inicio de semana para todos.